Miss Venezuela - Una pasarela de brillos y lentejuelas

post

Una pasarela de brillos y lentejuelas

Subido el: 05-10-2016

La melodía de un piano se deslizaba suavemente por el escenario y los aplausos esperaban silenciosos la salida de la primera silueta. Al fondo nada se movía. Desde las butacas sólo se escuchaba el susurro de 24 respiraciones agitadas, que se escondían detrás de un telón.

 

El escenario lucía vacío. El concurso estaba en medio de su corte publicitario y las 24 siluetas estaban tras vestidores esperando ansiosas su última salida.  El Miss Venezuela 2016 estaba a punto de convertirse en un escenario repleto de escarcha, brillos, glamour y sobre todo elegancia; las 24 mises desfilarían las piezas de los diseñadores más importantes del país en el máximo escenario de la belleza venezolana.

 

Desde 1952 las cosas parecen haber cambiado un poco dentro del Miss Venezuela. En ese entonces las medidas eran otras: curvas más pronunciadas, estaturas más bajas y peinados más pomposos; en aquellos años a blanco y negro la pasarela tenía otro tumbao y los vestidos no tenían las miles de piedras de cristales de swarovski que ahora lucen.

 

En sus comienzos el escenario era uno sólo; una enorme tarima en dónde transcurría toda la magia de la noche más linda del año, o por lo menos, eso era lo que el espectador creía; pero con el tiempo los escenarios parecen haber variado y las mises son evaluadas a través de muchas pantallas. La televisión, las páginas web y las redes sociales parecen haber cambiado el ritmo del concurso.

 

Un reloj con muchos recuerdos

 

Si viajan un poco a través del tiempo descubrirán como las tendencias han ido variando con los años y cómo los diseñadores se las han arreglado para construir piezas únicas que resaltan la belleza de las protagonistas de la noche.

 

El Miss Venezuela 2016 ya está en su recta final y las expectativas para el traje de gala son muchas. Cada diseñador prepara su toque final para sorprender a toda Venezuela con sus creaciones. Muchos buscan la inspiración en la miss a la que visten, otros crean a partir de sus emociones y muchos se dan la vuelta por aquello que tienen a su alrededor: la urbe y la naturaleza, para presentar el vestido perfecto en el desfile más importante de la noche.

 

El traje de gala pareciera ser un símbolo clave a la hora de alcanzar la corona, pues el vestido perfecto puede hacer brillar a la ganadora y puede cambiar a las favoritas del momento. En este desfile pareciera esconderse la magia del certamen.

 

En los comienzos los vestidos apuntaban más a resaltar las figuras de las mises, pues el concurso parecía sinónimo de curvas y escotes propios de la época, pero con el pasar de los años las formas, los colores, los cortes y los brillos fueron variando un poco. Tal es el caso de Maritza Sayalero, que destacó por su vestido plateado con una profunda abertura frontal en la falda y que será recordado como uno de los más sexys utilizados en el concurso hasta ese entonces, cuando los vestidos de gala todavía eran bastante recatados.

 

Luego cuando muchos otros se inspiraban en el escote; en el Miss Venezuela comenzaron a aparecer aquellos trajes frondosos con grandes hombros, brillos, lazos y escarcha.  Irene Sáez fue uno de esos ejemplos que con su vestido rosa y plata de brillos y flores se alzó con una corona universal. Esta tendencia prevaleció por un par de décadas, pues antes de la llegada del nuevo milenio, los diseños comenzaron a variar. Alicia Machada fue quizá un ejemplo de este cambio, pues en la edición del Miss Venezuela 1995, Alicia Machado, resultó un batacazo decisivo al salir en un vestido ceñido al cuerpo que la hizo brillar en la noche más linda del año.

 

Alrededor del año 2000, el desfile en traje de gala comenzó a asomar las columnas que fijaban una escultura firme, fuerte y elegante sobre la personalidad de la candidata, situación que favoreció a muchas y que prevaleció por varios años.

 

En los años posteriores los diseñadores comenzaron a jugar con los viejos diseños y fusionaron lo mejor de varias épocas, para dar paso a las aberturas, los escotes de espalda, los cortes de sirena, capas y mucha pedrería que sin duda harían resaltan a cada una de las candidatas durante su último desfile del año. En estos casos podemos mencionar a Dayana Mendoza que fue coronada como Miss Venezuela 2007 con un vestido blanco pegado al cuerpo y con una falda pronunciada al estilo de las épocas pasadas y que fue al Miss Universo con un dominante vestido amarillo que demostrósoltura en su pasarela.

 

Por años, los diseñadores han dejado un universo de creatividad sobre el escenario del Miss Venezuela para que cada una de sus creaciones reflejen lo mejor de cada uno de ellos y en esta edición, las sorpresas no se harán esperar.

 

En esta nueva temporada del Miss Venezuela, el telón subirá y las 24 siluetas desfilarán lo mejor de sus diseños al ritmo de una melodía tenue para coronar a la nueva soberana de la belleza venezolana: la Miss Venezuela 2016. 

 

Disfruta de los trajes de gala de las mises de ediciones anteriores:

 

Miss Venezuela 2015Mariam Habach

 

Miss Venezuela 2014, Mariana Jiménez

 

Miss Venezuela 2013, Migbelis Castellanos

 

Miss Venezuela 2012, Maria Gabriela Isler

Miss Venezuela 2011, Irene Esser

Miss Venezuela 2010, Vanessa Gonçalves

 

Miss Venezuela 2009, Marelisa Gibson

Miss Venezuela 2008, Stefanía Fernández

Miss Venezuela 2007, Dayana Mendoza en el Miss Universo

Miss Venezuela 1995, Alicia Machado al ser coronada Miss Universo

 

Miss Venezuela 1986, Bárbara Palacios al ser coronada Miss Universo

 

 

También te puede gustar